Dolor en el ambiente artístico, murió Guillermo Bredeston

El prestigioso actor, director y productor teatral tenía 84 años. Y desde hacía tiempo su salud estaba muy deteriorada tras cinco ACV. “Si Guillermo pudiera hablar, pediría la eutanasia”, dijo su mujer, Nora Carpena, meses atrás.

En una tarde aciaga, el arte escénico nacional se vuelve a vestir de luto. Es que luego de una larga agonía murió, a los 84 años, Guillermo Bredeston. El reconocido actor, director y productor había sufrido 5 ACV en los últimos años.

La triste noticia fue confirmada a través de la cuenta de Twitter del empresario teatral Carlos Rottemberg.

“Esta casa teatral despide al gran amigo. Murió Guillermo Bredeston. Enormes abrazos a Nora, Lorena, Nachi y a la numerosa familia que ha sabido formar. Guillermo ha sido un enorme profesional. De su hombría de bien podemos dar fe quienes lo conocimos, tratamos y queremos”, expresó el sentido mensaje.

El deterioro de la salud del actor, director y productor teatral había comenzado ocho años atrás, cuando sufrió el primero de los ACV que tuvo y al que se le sumaron los otros cuatro que padeció tiempo después.

“Está con respirador y máquina de alimentos. No habla porque tiene una traqueotomía, pero yo le hablo de todo, le cuento lo que hago. Al principio se levantaba, primero andaba con bastón, después en silla de ruedas y ya hace tiempo que no se levanta”, expresó en aquél momento Nora Cárpena, su compañera de toda la vida, quien nunca evaluó la posibilidad de internarlo en alguna institución médica.

“¿Para qué, si puede estar en casa? Mientras lo pueda cuidar, voy a hacerlo”, había dicho Cárpena en más de una oportunidad. “Pasé por todas las etapas: enojo, ira, resignación, aceptación”, reconoció al mismo tiempo.

Claro que lo más fuerte fue cuando la propia Cárpena reconoció que si él hubiese podido hablar habría pedido la eutanasia. “Soy realista. Ya no tengo esperanzas. Quiero que Guillermo sufra lo menos posible. Me gusta que me sonría, que me mire. Pero a veces lo veo conectado a esas máquinas y es difícil. Si (él) pudiera hablar, pediría la eutanasia, no te quepa duda”, expresó durante una entrevista con la revista Pronto.

Galán de las grandes figuras de las décadas del ’60 y ’70 como Elsa Daniel, Gilda Lousek y una muy joven Soledad Silveyra, de a poco el rol de actor le fue dando paso al exitoso productor que en los ’80 inauguraba el teatro del Hotel Hermitage en Mar del Plata al mismo tiempo que conducía el Yolanda en Carlos Paz y el Tabarís con su entrañable amigo Carlos Rottemberg.

Paralelamente, conducía elencos con las más destacadas figuras de aquella época como Mario Sapag, Susana Giménez, Luis Brandoni, Pepe Soriano, Emilio Disi, Arturo Puig y un joven y promisorio por entonces Ricardo Darín.

“Soy un pionero en las temporadas de Mar del Plata, de aquella época en la que había una sola sala”, recordó alguna  vez el recordado artista, para quien a partir de la década del ’90 sus actuaciones comenzaron a ser cada vez más esporádicas.

El comienzo del siglo XXI empezó a marcar su despedida de los escenarios, mientras en 2004 le llegaba el primer aviso de su salud con su operación del corazón en 2004.

Siete años después sobrevendría el primer ACV, el que casi que lo empezó a condenar a una vida que con el paso de los días cada vez era menos vida, como lo graficó su amada Nora.

La misma que hoy, más allá del incomensurable dolor por la pérdida del hombre de su vida, sienta un cierto alivio porque por fin se terminó esa terrible agonía a la que esta siendo sometido.

Fuente Teleshow

<

0 Comments

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password